Vivir adaptados al autismo

¿Cuándo fue que nos adaptamos tanto y nos cambiamos así a nosotros mismos?

De regreso de nuestro viaje a la ciudad a visitar a la familia paterna de Franco y después de las dificultades que se generaron a partir de muchas cosas que no se anticiparon, pude valorar todo lo que ya es parte de nuestra forma de manejarnos en el día a día.171753_1897582359663_142907_o

 

Ya es tan habitual para nosotros despejar el ambiente de estímulos. Suspender una actividad si es que es muy ruidosa. cambiar el horario de alguna visita para que no interfiera en las rutinas. Trabajar la anticipación, prever que todo esté en el lugar. Cosas que ya pertenecen a nuestra manera de ser en el mundo.

Personalmente cuando entro en un ambiente, inmediatamente  detecto cosas que otros no, como el ruido  que hace la luz de tubo que está funcionando mal, o  por ejemplo, en el automóvil sé, que la señal intermitente de la baliza a Franco le genera nerviosismo, así como los cierres de las camperas que no están hasta arriba, sea su propia campera o la ajena,  o la ventanas abiertas.

 

Desde que empezamos a construir nuestra casa, tuvimos que tener muchas consideraciones y gracias a que el constructor era de la familia pudimos adaptar los horarios y muchas veces suspender cuando Franco no tenía un buen día.

Es difícil para cualquier persona vivir en una casa en obra y mucho más para una persona con autismo. Lo ideal hubiese sido otra cosa, pero a veces hay que elegir entre lo ideal y lo posible, el costo y el beneficio que hoy son tangibles cuando vemos nuestra casa prácticamente terminada.

Pudimos construir una casa hermosa y amplia, mucho mas allá de lo que creíamos estaba en nuestras posibilidades, acorde a las necesidades de Franco y confortable para todos. En el mismo transcurrir de la obra sentimos que para él era un gran desafío. Ruidos que para otros  son molestos, para él eran desbordantes, y debíamos suspender y llevarlo a dar una vuelta, o  directamente  suspender la actividad del albañil hasta nuevo aviso.

Toda nuestra vida está adaptada, y mucho es por amor a él, mucho por sentido común y mucho por conveniencia, ya que tenerlo desbordado es mucho peor que tratar de anticipar todas las cosas que lo pueden desencadenar. hemos entrado en tantas sutilezas que ya son parte de nuestra rutina diaria. Hemos hecho tantas concesiones entendiendo lo difícil que son ciertas cosas para él. Si hasta para ingresar un elemento como el respaldo nuevo de su cama aceptamos retirarlo durante 5 noches hasta que lo aceptó como  integrante de su cuarto.

Cada niño es diferente y nosotros como

padres nos vamos adaptando a sus particularidades que la gente que no está en contacto frecuente con nuestro hijo no llega a entender .  Pero si bien cada niño o persona con autismo en general es diferente creo que sí  tienen en común el ser tan perceptivos de nuestro estado de ánimo. En mi caso si yo tengo un día difícil, probablemente sea mas difícil aún debido a que Franco se suele alterar si yo estoy alterada. por eso es tan importante poder manejar mejor nuestros estados internos. Cuanto mejor estemos nosotros, mas ecuánimes y nos sintamos bien, más regulados y calmos nuestros hijos. Es importante para eso tratar de detenernos varias veces en el día para poder percibirnos y sentirnos como estamos. Y cuando es inevitable, porque ya no podemos cambiar el como nos estamos sintiendo, lo mejor es aceptar que siempre estamos haciendo lo mejor que podemos… y ellos también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s